Salvador Ovalle – Bajo

salva-500x360Educador musical nacido en Guatemala en 1977. Realizó estudios de música y arte en la Universidad de San Carlos de Guatemala y en el Conservatorio Nacional de Música. Ha incursionado como instrumentista, corista, director  musical, compositor y arreglista. Integró de varios coros y agrupaciones como el coro Ricardo del Carmen, Capilla del Valle de la Asunción, Capella Cantorum, la Marimba de Concierto de la Universidad de San Carlos de Guatemala y ha participado en varias producciones discográficas y varios talleres de formación profesional. Se ha desempeñado por muchos años como  profesor de música en el área pública y privada. También como organista y director de grupos musicales en la Catedral Episcopal Santiago Apostol de la Ciudad de Guatemala por 20 años, donde también imparte clases en el seminario mayor. Integra el ensamble vocal Estudio Coral y  trabaja en el Proyecto Musical del Movimiento de Jóvenes de la Calle MOJOCA. Es guitarrista del grupo Saraguate desde el año 2008 y de la banda de reggae La Maluka Rebelión.

¿Por qué ingresó a “Estudio Coral”?

Integro el ensamble vocal Estudio Coral desde el año 2012, soy miembro fundador. Me interesé por integrar y formar Estudio Coral para constituir una agrupación vocal con mayor oportunidad de estudio y valoración de un repertorio coral diverso, integrada con personas afines a esa línea musical y proyección, muchos amigos de años, que ya habíamos cruzado notas en otros ensambles vocales.

¿Cuáles son sus impresiones de “Estudio Coral”?

Veo en estudio coral una agrupación comprometida con el arte, asidua a su desarrollo técnico, preocupada por el discurrir del arte nacional, una agrupación que lleve mensaje y que propicie la experiencia estética de sus espectadores y de su grupo mismo. También lo percibo como un grupo de amigos de confianza que estudiamos música coral juntos bajo un ambiente cordial.

¿Cuál ha sido el momento más memorable en el grupo?

Cada ensayo, cada reunión, concierto, viaje, convivio, crisis, ha tenido sus propias particularidades. Han sido momentos de conocimiento, de estudio, de reflexión, de humor, de tensión, cansancio, de molestia, etc. Lo importante es lograr nuestro cometido coral bajo esa dinámica grupal e individual de la conducta humana y las tendencias y formas singulares de pensamiento, ideología, carisma, religiosidad, etc. de cada integrante. Momentos memorables: El primero, cuando nos aventuramos a cantar la Berliner Messe de Arvo Partt, año 2013 si mal no recuerdo. Es un repertorio con cierta dificultad, tenso y agotador. Tuvimos un único ensayo con el Cuarteto Asturias, el concierto fue en Catedral Metropolitana, y aunque en cierta manera hubo satisfacción por la presentación, buenos comentarios, etc. ¡no hemos vuelto a interpretar esas páginas! El segundo momento memorable, fue cuando fuimos invitados a Tacaná, San Marcos. Justo en el pintoresco y lejano pueblecillo, nuestra panel de transporte ¡pierde su sistema de frenos en una cuesta pronunciada! Fueron algunos segundos de pánico, que a fortuna, ¡no pasaron a más!

“Ars longa, vita brevis“. Hipócrates

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1